Comida Artistas- Navidad 2014. Atienza.

 Puntuales a la cita, como estaba previsto, el pasado domingo 21 de diciembre nos reunimos un numeroso grupo de artistas y acompañantes en la villa de Atienza para celebrar la tradicional “Comida de Artistas” del Taller de Pintura, que se ha convertido ya en una tradición, pues llevamos haciéndola 14 años.

2014-12-25

 Nos esperaba la guía oficial de la localidad para llevarnos a visitar los museos de San Gil y de La Trinidad, que atesoran un magnífico patrimonio local en imaginería, cuadros, retablos etc., aparte de  una muy abundante colección de fósiles de diferentes épocas, todo ello testimonio  del rico pasado histórico de Atienza-

El recorrido por las calles perfectamente empedradas y con casonas blasonadas que recuerdan el pasado lleno de historia de este  pueblo, dejó un grato recuerdo en la mayoría de nosotros, especialmente en aquellos  que lo visitaban por primera vez.  Atienza merece ser visitado con frecuencia, sobre todo en verano, cuando se celebra el concurso de pintura al aire libre, que reúne a  numerosos  artistas profesionales llegados de toda España.

A las tres teníamos cita en el restaurante “Antiguo Palacio de Atienza”, precioso caserón perfectamente restaurado por su propietario, Jose Antonio Elías quien, curiosamente, fue alumno mío cuando comencé a dar clases de pintura en la Escuela-Hogar de Almazán,  hace de esto ya unos cuantos años, cuando había más de 200 chicos de la comarca que pasaban internos allí toda la semana……otros tiempos….

A los postres, Papa Noel hizo su entrada cargando un voluminoso saco de regalos que todos fuimos extrayendo con infantil ilusión y así llegamos al momento del sorteo de libros de arte, que, como otros años habíamos comprado cuando visitamos el museo Thyssen, en Madrid, para visitar  la exposición “ Pintores americanos y el expresionismo”.
 
En esta ocasión, además de los libros teníamos una teja modelada por la pintora de la Barriada  Grettelote Miche, quien generosamente la había cofeccionado para la ocasión y un cuadro pintado por mí y enmarcado por Casa Cuadro, de Madrid, que el azar quiso que fuera a parar a manos de la pintora Teresa Ocón, de Villasayas.
 
Y entre bromas y buenos deseos para el próximo año, nos fuimos despidiendo con el compromiso de reencontrarnos la Navidad próxima en algún otro pueblo que, como Atienza, enriquezca nuestros deseos de conocer.
 
En breve se podrá ver el reportaje de fotos que hizo Fidel Perea entrando en el apartado “Taller de Pintura”.